La función del Centro de Traducción se amplió oficialmente en 1995 mediante una enmienda de su reglamento constitutivo encaminada a potenciar la cooperación interinstitucional en el ámbito de la traducción:

  • en primer lugar, se permitió al Centro que extendiera sus actividades de traducción y otras afines a aquellas instituciones y órganos de la UE que disponen de su propio servicio de traducción. Este tipo de cooperación es meramente voluntaria, pero propicia que el Centro pueda absorber el trabajo excedente de estas instituciones;
  • en segundo lugar, el Centro asumiría un papel en la cooperación interinstitucional con vistas a la racionalización de los métodos de trabajo y a la consecución de economías de escala globales.

 

En este sentido, el Centro es miembro de pleno derecho del Comité Interinstitucional de Traducción e Interpretación (CITI), que es el foro para la cooperación entre los servicios lingüísticos de las instituciones y organismos de la UE. Los representantes del Centro se reúnen periódicamente con compañeros de los servicios de traducción de las demás instituciones para debatir asuntos de interés común (contratación, intercambios de personal, formación, tecnología lingüística, etc.) y adoptar decisiones sobre proyectos comunes (p.ej, herramientas interinstitucionales como la base de datos terminológica IATE, el sistema de traducción automática MT@EC y la memoria de traducción Euramis).