El Centro de Traducción está gobernado por un Consejo de Administración. De su funcionamiento diario se ocupa su personal, radicado en Luxemburgo, y supervisado por el Director del Centro.